El sonido en el agua

abril 8, 2010 at 8:13 am (Uncategorized)

Hace unos días, viendo la película Das Boot, El Submarino, recordé muchas curiosidades sobre la propagación del sonido. La gente, al ver la película, se sorprende de lo necesario que es el silencio cuando un submarino no quiere ser detectado. Esto se debe a que el agua es un excelente transmisor del sonido y con un sencillo micrófono direccional se pueden escuchar las voces de la tripulación desde un barco situado a pocos cientos de metros del submario y con ello conocer su posición exacta y lanzarle cargas de profundidad para destruirlo.

Otro ejemplo sería el hundimiento del submarino nuclear ruso Kursk, donde a pesar de encontrarse en el lecho marino a gran profundidad, se pudieron eschuchar los golpes de los supervivientes en el casco del submarino para indicar al que los pudiese estar escuchando, que estaban vivos para que los rescatasen. Fallecieron al sexto día después de la explosión.

El hecho, en contra de lo que muchas personas creen, es que en el aire es uno de los medios donde peor se transmite el sonido. Éste, al ser una onda de presión, se propaga mejor cuanto más cerca estén unas moléculas de otras.

Explicado de una forma poco científica y sencilla, una onda de sonido provoca que una molécula se desplace y golpee a la siguiente y así sucesivamente transmitiéndose a lo largo de un medio, del mismo modo que una piedra forma ondas en la superficie de un estanque cuando cae en él.

- Cuanto más separadas estén unas moléculas de otras, más energía va a ser necesaria para que una molécula golpee a la siguiente, es decir, menos fuerza va a tener la onda de sonido y menos lejos llegará.

- Cuanto más alejadas estén unas moléculas de otras, más tiempo va a tardar en alcanzar una molécula a la siguiente, siendo por tanto la velocidad del sonido más lenta en los medios menos densos.

Aquí tenemos un ejemplo de la velocidad del sonido sobre distintos materiales:

* En el aire, a 0 °C, el sonido viaja a una velocidad de 331 m/s y si sube en 1 °C la temperatura, la velocidad del sonido aumenta en 0,6 m/s.

* En el agua (a 25 °C) es de 1.493 m/s.

* En la madera es de 3.900 m/s.

* En el acero es de 5.100 m/s.

Si queréis comprobar estos datos, basta con que pongais un reloj casio en una piscina y activéis la alarma o que pongáis la oreja sobre una mesa y le deís un par de golpes, algo parecido a lo que hacían los indios cuando ponían la oreja sobre la vía del tren en el lejano oeste.

  • En el aire, a 0 °C, el sonido viaja a una velocidad de 331 m/s y si sube en 1 °C la temperatura, la velocidad del sonido aumenta en 0,6 m/s.
  • En el agua (a 25 °C) es de 1.493 m/s.
  • En la madera es de 3.900 m/s.
  • En el hormigón es de 4.000 m/s.
  • En el acero es de 5.100 m/s.
  • En el aluminio es de 6.400 m/s.
About these ads

1 Comentario

  1. Sergio said,

    Gracias Luis, muy interesante.
    Por cierto, otra vez gracias porque iba a tener que comprarme un PC nuevo para currar en condiciones (pues me iba lentito) pero gracias al PC que nos preparaste he podido aumentar la memoria y tarjeta gráfica y va de lujo. Merci majo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: