No comment

mayo 27, 2009 at 9:33 am (Fotografía)

Este post carece de comentarios (a excepción de los que vosotros me hagais). Intenta ser algo parecido al espacio de Euronews del mismo nombre. Así R2D2 (pronunciado en perfecto inglés) no se quejará de que mi blog apenas contiene imágenes.

Alegoría del sistema

Mirada Cristalina

Permalink Dejar un comentario

Vista atrás

mayo 27, 2009 at 7:30 am (Tecnología) (, , , , )

Hoy en menéame he encontrado una entrada a un blog que trata uno de mis temas favoritos, como imaginabamos el futuro años atrás. Es apasionante coger un National Geographic de los años 80 y ver como se anunciaba a bombo y platillo unos fantásticos teléfonos móviles que solo pesaban 6 kilos u ordenadores que por fin tenían disco duro y no necesitaban un floppy para arrancar el sistema operativo.

A lo que iba, aqui teneís una imagen de como en el año 1998 imaginaban nuestros amigos de Muy Interesante al paseante del futuro.

Artículo de Muy Interesante 1998

Artículo de Muy Interesante 1998

El artículo en líneas generales es bastante acertado, exceptuando las gafas y el microasistente personal que no tienen mucho sentido.

Analizándolo más detenidamente, hay frases que llaman la atención:

“Reproductor de música del tamaño de un paquete de tabaco, la música se descarga de Internet directamente”. Lo primero, un reproductor del tamaño de un paquete de tabaco sería aparatoso y nadie lo compraría, aunque comparado con los Walkman de los 80… tiene sentido que parezca pequeño. Pero lo mejor es que diga que la música se descarga de internet. ¿Porque nadie de las discográficas leyó este artículo? ¿Prefirieron mirar hacia otro sitio?

Siguiendo con el artículo, en lo que respecta al GPS de pulsera, cámara digital, reproductor de música y “superteléfono portátil”…  pienso, si es que todos estos aparatos están dentro del teléfono móvil y encima el teléfono es más pequeño que un paquete de tabaco!!!

¿Cualquier aparato que no esté integrado dentro del móvil resulta incómodo? ¿Tiene futuro un artilugio que no pueda ser integrado en el móvil? Si nos fijamos, en el artículo, precisamente los objetos que no han tenido éxito han sido los que no han sabido reducirse hasta formar parte de un único dispositivo, el teléfono. El lápiz traductor nos parece un trasto inútil, y lo hemos sustituido por un diccionario en el móvil. Así pues, el teléfono se ha convertido en un aparato imprescindible por ayudar en la característica más diferenciadora del ser humano, su afán por comunicarse.

Quizás el ordenador de “algo más de un kilo” si que ha tenido éxito con la aparición de los netbooks a bajo precio, pero, ¿quien lleva el ordenador por la calle mientras camina? Moraleja, sino converge la tecnología dentro del móvil, tu mercado se reduce en un 80%.

En definitiva, somos unos tecnócratas, completamente informatizados, completamente localizables y controlables. Somos como hormigas, pero sobre todo, somos unos esclavos de la tecnología, unos esclavos que rechazan adoptar cualquier tecnología que sea más grande que un paquete de tabaco y a ser posible que se integre dentro de nuestro teléfono móvil.

Como conclusión final, una frase que no dejo de repetir y que toda esa gente fanática de la electrónica de consumo debería recordar siempre, sobre todo en momentos de impulso consumista:

La tecnología es un medio, no un fin. Debemos usarla para vivir, no vivir para usarla.

Así que dejaros de comprar el móvil más brillante y de mejor diseño y con más prestaciones, porque si realmente no lo necesitas y lo compras por adicción a la tecnológia y no como una herramienta, a los 3 meses te habrás cansado de él y necesitarás otro más nuevo y más caro. En este momento te habrás convertido en un ser irracional manipulable por el consumismo.

Permalink Dejar un comentario

Hello world!

mayo 26, 2009 at 7:58 am (Pensamientos)

Hola a todos, hoy día 26 de mayo de 2009 me he lanzado a crear un blog que espero a la larga resulte interesante. He decido respetar el título por defecto (Hello world!) por todas las implicaciones que conlleva, por un lado  me recuerda a mi más tierna “infancia” como estudiante de ingeniería de teleco y por otro es mi saludo al mundo.

La única duda que me atormenta a la hora de lanzarme a escribir es uno de mis pensamientos más recurrentes. ¿Cuantas personas habrán pensado lo mismo que yo antes que yo? ¿Cuantas personas han tenido la misma sensación que yo experimento ahora mismo? ¿Hasta que punto lo que yo escribo aporta algo nuevo?

Supongo que la respuesta es que muchas personas, desde el comienzo de los tiempos ya han tenido esas mismas sensaciones. Decenas de miles de años atrás, existieron filósofos y pensadores. Entre las personas que habitaban en cuevas como Atapuerca probablemente existían ya filósofos. Imaginad por un momento al cavernícola incomprendido que se dedicaba a pintar el techo de Atapuerca con figuras de animales. Con toda probabilidad, este individuo era un bohemio de su época, alguien a quien muchos no comprendían. Muchos pensarían que era una pérdida de tiempo pintar el techo de la cueva, que lo importante era cazar para alimentar a los hijos y las mujeres y tener más hijos para que les cuiden cuando sean ancianos. El troglodita pintor bohemio, casi con toda probabilidad dedicaba gran parte de su tiempo a crear colores para sus dibujos y observar los modelos presentes en la naturaleza que posteriormente dibujaría.

Por muy primitivo que sean los humanos, desde sus orígenes siempre ha habido alguno de ellos que destaca por su excentricidad, su inquietud, que sacan la cabeza para mirar más allá. El único problema es que este tipo de personas no plasmaron sus ideas, no pudieron perpetuarse a través de los siglos mediante la escritura y seguramente fueron rechazados por sus congéneres, por ese rechazo instintivo a lo que se sale de la norma, pero existieron.

No hay que olvidar nunca que todo lo que pensamos es en definitiva un agregado cultural acumulativo producto de siglos y siglos de tradición escrita y hablada. Nuestras inquietudes y sensaciones por muy modernas que nos parezcan, ya han tenido lugar en la mente de otras personas miles de años atrás, la diferencia y la originalidad del que aporta algo nuevo, es que esa persona se ha decidido a publicar su sensación y no se la ha callado, creando para sus lectores un nuevo punto de vista, un nuevo escalón desde el que comenzar a pensar y desde el que seguir construyendo el pensamiento.

Los grandes perjudicados por todo esto, serán los que vengan detrás, ya que cada vez existirán más obras que leer y mayores cantidades de conocimientos acumulados y su sensación de ignorancia y poca originalidad crecerá con el paso de los siglos. Aunque de eliminar esta terrible sensación de ignorancia se han encargado a lo largo de los siglos aquellos que rechazan a lo que se sale de la norma, incendiando bibliotecas, quemando libros y creando listas de libros prohibidos.

Espero que algun día salgamos del bucle infinito que es la historia de la humanidad.

Permalink 1 comentario