Entrenar la empatía

noviembre 26, 2009 at 11:59 am (Pensamientos) (, , )

Recientemente me he puesto manos a la obra en una tarea terriblemente costosa para mi y a la larga muy gratificante.

Hasta hace poco despreciaba las emociones humanas, incluida las mias. He empezado a aprender como se consigue que gente que te rodea se sienta más querida. Tanto en el plano personal, como en el familiar y en el laboral.

Ahora presto más atención a los momentos en los que siento que alguien se preocupa por mi, a no ser una persona tan fria por fuera y tan preocupada por los demás por dentro porque eso lleva al desastre y a que nos sintamos continuamente incomprendidos.

Cada vez valoro más los sentimientos, sean buenos o malos. Mi enfoque hasta ahora había sido el de intentar controlarlos e incluso reprimirlos mediante el uso de la razón (si, soy ingeniero). Y me refiero a intentar controlar tanto los mios como los de las personas a las que más quiero (si, también soy Leo). Luchando hasta la extenuación por hacerles ver que su forma de actuar no era la “racionalmente correcta”. Algo totalmente agotador e infructuoso.

La realidad es otra, las emociones necesitan un margen holgado y estar en equilibrio con la razón. Y precisamente, las emociones de las personas a las que más queremos (incluidos nosotros mismos) son las que deben tener más comprensión en una primera instancia y en una segunda, una vez que han dado paso a la razón, análisis cuidadoso y flexible.

Lo único que tengo claro es que todavía me queda un largo camino por recorrer y que no estoy solo.

Anuncios

Permalink 2 comentarios

Relato japonés

noviembre 23, 2009 at 8:50 am (Libros, Pensamientos) (, , , , )

En cierta ocasión, un belicoso samurai desafió a un anciano maestro zen a que le explicara los conceptos de cielo e infierno.

Pero el monje replicó con desprecio:

—¡No eres más que un patán y no puedo malgastar mi tiempo con tus tonterías!

El samurai, herido en su honor, montó en cólera y desenvainando la espada, exclamó:

—Tu impertinencia te costará la vida.

—¡Eso —replicó entonces el maestro— es el infierno!

Conmovido por la exactitud de las palabras del maestro sobre la cólera que le estaba atenazando, el samurai se calmó, envainó la espada y se postró ante él, agradecido.

—¡Y eso —concluyó entonces el maestro—, eso es el cielo!

La súbita caída en cuenta del samurai de su propio desasosiego ilustra a la perfección la diferencia crucial existente entre permanecer atrapado por un sentimiento y darse cuenta de que uno está siendo arrastrado por él.

 

Extracto del libro Inteligencia Emocional de Daniel Goleman.

Permalink 3 comentarios

Corruptómetro

noviembre 19, 2009 at 8:41 am (Pensamientos, Política) (, , , , )

Cada vez más la política se parece más al Gran Prix del verano. El objetivo es que cada pueblo intente sacar la mayor cantidad posible de dinero del concurso a base de pasar diversas pruebas y tratando de evitar que te pille la vaquilla. Da igual hacer el ridículo con tal de divertirse y poder conseguir el fantástico Ferrari. Claro está que los de un pueblo pensarán que tiene más suerte el del pueblo rival y viceversa, cuando no dejan de ser más que unos simples concursantes con objetivos comunes.

Y así es, el PP acusa al PSOE de ir a por ellos y el PSOE responde que ellos tienen más casos de corrupción así que no se crean que solo va la justicia a por el PP, que aquí hay para todos y por supuesto en política todo es posible, hasta que Conde Pumpido presuma de que el PSOE aventaja en 64 corruptos al PP y es que… esto no es más que un enorme circo. Pero como no deja de ser un concurso no voy a olvidarme de presentar el ranking de los participantes.

Aqui lo tenemos, con el PP y el PSOE como “magníficos de Saber y Ganar”, donde llevan ya más de 27 programas (electorales) con nosotros y todavia no han sido eliminados. Tristemente los puntos no son tales, sino que son el número de cargos públicos procesados por corrupción en cada partido (datos de la Fiscalía General del Estado):

– PSOE: 264

– PP: 200

– Coalición Canaria: 43

– CiU: 30

– Partido Andalucista: 24

– Izquierda Unida: 20

– GIL: 17

– Unió Mallorquina: 7

– ERC: 5

Me llama poderosamente  la atención el GIL, como corrupto revelación de los años pasados, que a pesar de haber pasado ya sus momentos más gloriosos, como le ocurre como a Rosa de España, que sigue estando en las listas de éxitos a pesar del paso del tiempo.

Permalink 3 comentarios

Olor a tierra mojada…

noviembre 10, 2009 at 10:37 pm (Ciencias) (, , )

Cuando era pequeño, el olor a tierra mojada que a todos gustaba me resultaba extremadamente desagradable, incluso recuerdo un viaje diciendole a mi hermana que subiese la ventanilla que me daba nauseas. Aunque realmente de pequeño nada más subir en un coche yo era en mi totalidad una inmensa nausea con grandes probabilidades de vómito. Curiosamente, actualmente me encanta el olor a lluvia y hace años que no me mareo en ningún medio de transporte.

Tormenta de verano

Pero salvando esto, quería hablaros de porque huele a lluvia. La culpable es la geosmina, que etimológicamente significa “aroma de la tierra”. Es una sustancia producida fundamentalmente por una bacteria llamada Streptomyces coelicolor. Esta bacteria habita en la tierra y produce geosmina, que se deposita en el suelo. En el momento que la lluvia cae sobre el suelo, el compuesto pasa al aire y entonces es cuando se produce este fenómeno del olor a lluvia. Como curiosidad, la geosmina es una de las sustancias más olorosas, siendo perceptible en concentraciones de 1 parte por cada 10 billones. La lluvia ácida la destruye y es responsable de que no huela a lluvia (entre otras muchas cosas). La geosmina también es la culpable de estropear vinos, debido a que provoca que éstos tengan un olor terroso. La situación idónea para que el olor a lluvia sea muy intenso es un buen chaparrón que remueva la tierra después de un largo periodo de sequedad y calor, es decir, una tormenta de verano…
La tormenta de verano, contemplada desde el un porche de un chalet, oliendo la lluvia y disfrutando del fresco del agua creo que es una de mis situaciones favoritas.
Un saludo.

Permalink 1 comentario