La educación, demasiado poderosa como para entregarla.

mayo 20, 2012 at 8:16 pm (Política) (, , )

No para de pasar una y otra vez por mi cabeza la frase: La educación es un arma demasiado poderosa como para entregársela a todo el mundo. No se si alguien la pronunció antes que yo, seguramente si, pero me desperté con ella en la cabeza y creo que describe perfectamente lo que está ocurriendo con la educación en este país.

En los institutos y colegios, como tiene que ser gratis por ley, no pueden filtrar a los alumnos con tasas, así que lo mejor es hacerles la vida imposible a los profesores para desmotivarles, masificar las aulas, dejar que por falta de fondos las instalaciones se deterioren para poder tener claramente la escuela buena y la escuela mala. La ventaja de esto es que la escuela buena (de pago) si que nos permite filtrar por nivel adquisitivo y tener más controlado a la gente que accede a la educación. Total, “los intelectuales” de izquierdas que salgan de ellas siempre serán considerados niños ricos por la mayoría de las personas de la escuela mala y serán menospreciados y escuchados con recelo, de forma que su opinión no cuente. De esta forma, las opiniones de izquierdas formadas irán directamente a la basura.

En la universidad, el método es mucho más sencillo, multiplicar las tasas por un factor igual o superior a dos, de forma que el filtrado es directo. Por este motivo, las universidades públicas no es necesario empeorarlas. Además, con el plan Bolonia, esos estudios que aportan una base para tener un espíritu crítico se pueden unificar en uno solo. Total, ¿Que más da?, si hay cuatro filólogos, cuatro historiadores y cuatro sociólogos, pues les juntamos en un solo plan de estudios, si “total, antes de la democracia la sociología era algo que estudiaban cuatro iluminados y con profesores mediocres (Jose Luis Sampedro entre otros)”.

Me pongo a pensar como funcionan sus cabezas y me hierve la sangre. A ver si en otro país (porque aquí desde luego es difícil), investigan una máquina para borrar lo que sabemos y me educan en un colegio del opus. Porque visto lo visto, es mucho mejor escuchar y creerme a pies juntillas lo que me dicen otras personas, adoptarlo como dogma de fe y dejar mi libertad en manos de otros. Pensar y discriminar los engaños, forjarse una opinión propia, cuestionarse las informaciones que vienen del exterior, modificar esquemas en función de los comportamientos observados del resto de personas, cansa, cansa mucho y  cansa ver como hay personas que prefieren vivir en la ignorancia y no esforzarse en sentir el placer de pensar.

Anuncios

Permalink 1 comentario